Premio "Follow your Senses" otorgado por "Escape to Puerto Rico" a    
"sixtofebus.com", como una de las mejores Páginas Cibernéticas de Puerto Rico.
 

 

         Escritor, Poeta, Declamador, Artista

        Don Sixto es graduado de la Escuela Superior Central de Santurce, donde se distinguió como un estudiante extraordinario, mostrando su arte como pintor, dibujante, poeta, declamador, compositor, escritor de dramas y de cuentos. También actuaba en las obras de teatro que se presentaban. Don Sixto fue el autor de  la poesía y de la letra del himno de su graduación. Fue el ganador de todas las medallas de su clase graduanda, actividad que se celebró el 27 de mayo de 1938.

        El arte de la poesía de Sixto Febus, fue expuesto al público por Don Rafael Quiñones Vidal, en su programa de Radioaficionados, llamado Tribuna del Arte. Don Rafael fue un famoso maestro, locutor y descubridor de muchísimos talentosos artistas puertorriqueños mediante sus programas de aficionados presentados por la radio y la televisión.

Don Rafael  Quiñones Vidal

        El pequeño Sixto Febus de doce años de edad asistió a este famoso y reconocido programa de aficionados a mostrar su talento como poeta y declamador. Su poesía titulada "Así es mi Amor", le valió ganar un sitial en el programa de aficionados, el cual nunca perdió.

            El poema que escribió Don Sixto para ese tiempo dice así:

 

ASI ES MI AMOR

El amor que yo siento es un amor sagrado;

el amor que yo siento es un amor de místico,

que impulsa el alma toda a vivir las venturas

de un mundo consagrado, exento de delirios.

 

Mil veces me pregunto, por qué este rocío alado,

que tiene la dulzura que mana de los niños

se expande por mi vida como nota sonora;

y es mi vida tan lírica, como los versos mismos.

 

Mil veces me pregunto, por qué hay amor profano;

cuando llevamos alta la voz de nuestro espíritu.

El día que me canse de ese amor tan ingenuo

romperé con la vida de ese canario mío.

 

Mi amor es una alondra que canta en las esferas;

mi amor me ha dado el sello de un sublime heroísmo.

Me ha dejado sin penas y me ha prestado alas

para volar airoso al azul infinito.

 

Vagando va mi barca por azules riberas,

el viento es favorable... yo pienso como un niño

que vive consolado, que navega en promesas

y tiene más valores aquél cariño mío.

 

Bendita sea la vida cuando el amor es puro

y lleva los perfumes sencillos de los lirios,

que se expande en el alma, como una nota lírica;

y es la vida una música, como los versos mismos...

 

Dios quiera que en mi mismo no vibre amor impuro

que haga ahogar entre sombras la voz del infinito.

El día que me canse de su pureza mística

romperé con la vida de ese canario mío.

            Al pasar el tiempo, Don Sixto se convirtió en compañero y colaborador del Sr. Rafael Quiñones Vidal en sus programas de radio y televisión. Don Sixto presentaba la "Sección de Arte y Cultura" en los programas de Don Rafael. Lamentablemente esta amistad fue interrumpida con el fallecimiento de nuestro querido Don Rafa, el 7 de marzo de 1988.

Sixto Febus y Don Rafael Quiñones Vidal (1985)

            Para aquellos que no recuerdan muy bien a Don Rafael, y la juventud que no coincidió con su época, quiero hacer un aparte para presentarles un documento de reconocimiento que le dedicó póstumamente, la Sociedad de Autores Puertorriqueños, en una gran actividad celebrada en su nombre, el día 25 de julio de 1995.

DON RAFAEL QUINONES VIDAL

Nace en el Barrio La Quinta de Mayagüez, allá para día 13 de noviembre de 1892. Hijo de Doña Josefina Vidal Velreaux y Don Andrés Quiñones Vizcarrondo. Se educa en Caguas y Aibonito. Se hace maestro rural y graduado bajo la dirección de una insigne pedagoga, doña Ana Roque de Duprey. Ejerce por algún tiempo el magisterio en Caguas y Humacao. Ya dos escuelas en Caimital Bajo y en Caguas llevan su nombre.

Adiestrado en campo de la contabilidad y con su experiencia de maestro, funda una pequeña escuela de comercio en Caguas. El ventarrón de la vida le empuja luego a desempeñar un cargo en la industria tabacalera. Es en su condición de alto ejecutivo de la Consolidated Cigar que se traslada a la capital. De ahí, en su carácter de persona acostumbrada a moverse entre los números, pasa a administrar La Correspondencia, entonces el periódico más antiguo del país. El propietario y director de ese periódico, don Francisco Zeno, para evitar el naufragio de su empresa, acepta irrumpir en el novísimo aire radiofónico. Y es gracias al empuje, el entusiasmo y la voz limpia de Don Rafael Quiñones Vidal, que La Correspondencia de tinta, papel y letra de molde, se desdobla en el primer diario hablado de Puerto Rico.

Más tarde se casó con Doña Polita Borrás, procreando varios hijos: Ligia, Rafaelito, Margot, Hiram, Irma, Aida y Andrés, viéndose en la obligación de estudiar una profesión más lucrativa para ayudar las necesidades de su familia. Establece la Hora Cultural, revista de variados temas, y Radio Tribuna, con noticias, comentarios y editorial. Pero se le recuerda, además, por su Tribuna del Arte. Ahí se entrenan músicos, compositores, declamadores, cómicos, actores dramáticos y una pléyade de figuras que luego transitan por escenarios diversos.

       Es imposible recordar nombre por nombre a tantos integrantes del familión de Tribuna del Arte.

A su programa Ofertas Matinales, fundado en 1936, en la WNEL, en la Calle San Francisco, en San Juan, llegó una mañana Guillermo Venegas, ya con su Cabaña, con su guitarra al hombro, como un cazador de escopetas, Rey Francisco Quiñones y Laura Marte, declamadores, actores y directores dramáticos. Recordamos también al poeta Guillermo Núñez, a la cantante Carmen Delia Dipini, Bobby Capó, Yolandita Monge, el compositor y excelente guitarrista Tuti Umpierre, Carmencita Figueroa, Milagritos Carrillo, etc.

Para evitar la traición de la memoria y no dejar fuera de la antigua nómina a tantos amigos inolvidables, anotemos en los felices años de los cuarenta, que don Rafa venía a ser un Mago de Oz para una pléyade de artistas.

Más tarde aconsejado por su inolvidable hijo Rafaelito, llevó su Tribuna del Arte a la televisión por el Canal 2, manteniéndolo por espacio de 23 años. Su director fue su hijo más pequeño Andrecito quien estudió en Estados Unidos.

Su talla de orador con dominio absoluto de la retórica al estilo de los grandes Tribunos romanos, lo hacen acreedor de la estimación y afecto de todo el pueblo de Puerto Rico.

Don Rafael Quiñones Vidal representa en nuestra patria uno de los hombres de primer orden que logró levantar la bandera de la esperanza en los hogares de muchos jóvenes humildes que procreó nuestra patria, a no ser por la orientación y ayuda que les brindó don Rafael, jamás hubiesen logrado alcanzar las metas como artistas puertorriqueños.

Toda una vida dedicó Don Rafael Quiñones Vidal a orientar a nuestra juventud y a educar a nuestro pueblo a través de la radio y la televisión.

La Universidad Católica de Ponce le otorgó un merecido homenaje y lo convirtió en doctor “Honores Causa ”en humanidades. Don Rafa tuvo el más grande doctorado que le puede otorgar la vida a un ser humano. El doctorado del amor, la sinceridad, la humildad y sobre todo el sentido de humanidad y su servicio a su pueblo.

El miércoles, 22 de febrero de 1984, el Ateneo Puertorriqueño, ese recinto cargado de historia y de vida, le rindió un reconocimiento por su gestión artística a su pueblo, por su constante labor cultural y patriótica, y por dedicar su vida a enriquecer el acervo cultural de nuestra patria.

Hoy 25 de junio de 1995, La Sociedad de Autores Puertorriqueños, respondemos presente para rendirle un humilde homenaje póstumo, al profesor, el periodista, al locutor, al animador, al guía de multitudes, al jardinero de las almas, pero sobretodo, al patriota que supo subir las colinas del bosque de la vida y caminó firmemente por el derrotero del bien.

Le rendimos este homenaje de admiración y cariño como evidencia del afecto que todos los escritores puertorriqueños siempre sentimos por su persona

Sabemos que la luz del infinito está iluminando su alma.

Dado en San Juan, Puerto Rico, hoy 25 de junio de 1995.

Firman:

      Jorge Luis Avilés Concepción, Presidente

       Sixto Febus Vice-presidente

       Dulce María Fuente, Secretaria

 

Don Sixto Febus recuerda... a Don Rafael Quiñones Vidal

       "Su voluntad era constante y tenaz. Su determinación decidida. Su agilidad para vencer obstáculos, que nunca faltan cuando se realiza una obra de bien, fue sin igual. Sus consejos calaban hondo para aquellos que se acercaban buscando consuelo y sociego. Sus mensajes eran sencillos, proféticos y convincentes.

       Así como la lluvia riega y hace germinar la semilla, en muchas ocasiones sus lágrimas acompañaron sus mensajes para que estos germinaran, pues estaban endurecidos por el dolor y la desilusión. ¡Tanto amor atesoraba en su corazón! Todavía su voz suave y pausada, pero firme y convincente, rasguea en nuestros oídos como voz de arcángel que cruza el firmamento para decirnos: Hay que hacer que nos oigan los que no escuchan. Hay que llorar por todos los que no lloran, hay que vivir la vida sembrando amor, con la vista y el alma puesta en la altura. Hay que seguir sembrando. Existen personas extraordinarias, con unción divina que van ayudando las vidas en su transitar por este mundo, aunque esos encuentros sean breves y esporádicos. Así expreso yo lo que Don Rafael Quiñones Vidal significó y significa para mi persona. Era una persona extraordinaria, con unción divina, y que afectaba positivamente las vidas de todos aquellos que nos encontramos con él."      

       Siguiendo con la metamorfosis en la vida de Don Sixto Febus, encontramos que cuando jovencito, sus padres lo matricularon en las clases de pintura que ofrecía el pintor puertorriqueño, Don Miguel Pou en su residencia en Ponce. El pequeño Sixto Febus estudió durante un año con este insigne pintor Ponceño, de quien aprendió muchas de las técnicas del arte sobre el lienzo.

            Sixto Febus es un gran poeta y declamador, siendo su inspiración Dios, su familia, el amor y su pueblo natal. Su poesía dedicada al pueblo de Corozal, donde describe detalladamente sus 18 barrios, constituye una prueba indiscutible de su arte. Fue titulada "¿Que de Dónde Vengo? y la pueden oir declamada por el propio Don sixto en la sección "ALGUNAS DE MIS VIVENCIAS" en la página principal. También podrán escuchar otras de sus interesantes poesías, de su propia voz.

            Como escritor es el autor de cinco libros publicados sobre cuentos, novelas cortas y de poesías. Los libros publicados son los siguientes:

            1. Diez de Mis Mejores Cuentos - Este libro fue premiado por el Instituto             de Literatura Puertorriqueña.

            2. Los Reyes Pasan (Novela corta)

            3. Gracias al Amor (Novela corta)

            4. Color de Mañana (Libro de Poes1as)

            5. Mosaicos (Libro de poesías)

            El libro "Mosaicos", publicado en 1963, recibió  el Premio "Ciudad de             Barcelona", en España y también fue premiado por el Instituto de Literatura              Puertorriqueña.

            La novela corta, Gracias al Amor, fue representada en vivo en el             Teatro Carmen de Bayamón.

El libro "Diez de mis Cuentos", publicado en (1963)

fue Premiado por el Instituto de Literatura Puertorriqueña.

 

    Don Sixto Febus comparte con su gran amigo, el escritor y gloria de Puerto Rico, Don Abelardo Díaz Alfaro (El Josco)

-------------------------------

Poema a José Miguel Agrelot

Por Sixto Febus

____________

Para hablar de José Miguel Agrelot

necesito mucho amor, mucha luz en mi cerebro;

sentir mi corazón entre suspiros

y un torrente tener de pensamientos.

 

Para hablar de José MIguel Agrelot

yo necesito vislumbrar en mi vida

un mundo nuevo, desgajar ese mundo,

hacer estatuas para inmortalizar a José Miguel Agrelot.

 

Juventud, juventud que te desatas,

que habría sido de tu vida en devaneo

si no hubieses tenido un alma milagrosa

que te hubiese reducido en tus deseos.

 

Ardua labor, jornada con espinas,

abnegación suprema, gran anhelo

de alumbrar con la luz del gran saber

caminitos sin luz que están inciertos.

 

Oh, gota de agua que pretendes

llegar mañana a manantial inmerso,

seguir la mano, vaso que se llena,

con la rosa gentil del pensamiento.

 

Si te pregunta alguno, le contestas, con dos o tres palabras,

sé sincero, si mi padre y mi madre me dijeran tengo cumbre de luz,

es mi Maestro, que de la espiga que creció en su campo,

un manojo de mies ha ido creciendo, José MIguel Agrelot.

 

-------------------------------

En el poemario "A Una Fuente y Otros Poemas", publicado en 1978 por Ramón Luis Acevedo, el cual consiste de una selección de poemas del poeta Raúl Crespo (1899- ), podemos leer en la página 33, una de sus poesías dedicada a Don Sixto Febus.

 

 

Regresar a página principal